Los inversores apuestan a las cocheras

Un informe realizado por Reporte Inmobiliario y la revista Mercado reflejó que la inversión en cocheras, debidos a la relación entre costo y beneficio, se convirtió en una opción muy atractiva para los inversores del sector, en un marco de restricción a la compra de divisas extranjeras que congeló las transacciones de viviendas

 

El año pasado la misma encuesta había indicado que sólo el 11% de los inversores consideraba a las cocheras como una buena inversión. Este año la tendencia cambió y las inversiones en cocheras fueron ganando terreno. Varios motivos justifican esta elección.
El parque automotor sigue creciendo, por lo tanto la demanda de espacios para estacionar es cada vez mayor. Los últimos datos de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA) reflejan que durante 2012 circularon 277.000 autos más que el año anterior por la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires.
Asimismo, en los últimos años han desaparecido muchas playas de estacionamientopor convertirse en edificios de departamentos.
A esto se le suma la necesidad de buscar un refugio de valor para los ahorros en pesos. Las cocheras significan una puerta de entrada al mercado inmobiliario y una opción accesible para personas con algunos ahorros. También generan oportunidades para empresas que quieren diversificar sus inversiones.
¿Cómo ingresar en esta inversión?
Quienes estén interesados en participar del negocio de los estacionamientos, pueden formar parte de un fideicomiso inmobiliario y ser en un futuro dueños de uno o varios sectores de un edificio exclusivo de cocheras. Esta posibilidad de darle un curso al excedente de pesos está abierta tanto para pequeños como  grandes inversores.
Alberto Súcari, directivo de Ecocheras, firma a cargo de la comercialización, afirma que la rentabilidad del negocio puede llegar al 7% anual en pesos, a la vez que se  conserva el capital invertido en el bien, que puede recuperarse cuando el inversor decida vender la cochera o la cuotaparte de la misma.
Mientras que el alquiler de departamentos por la relación entre el valor del inmueble y las mensualidades que el propietario logra percibir no supera una ganancia del 4 o 4,5% anual, coinciden en las inmobiliarias.
“Además, entre otras ventajas, no están expuestos a lidiar con inquilinos y tener problemas con juicios de desalojo”, agregó Súcari. Asimismo, la manutención de una cochera requiere una expensa mínima si se la compara con la de una unidad en un edificio de viviendas.
Por tanto, en este sistema, el inversor cuenta con el beneficio de aportar la cochera algarage comercial, participando de las ganancias del estacionamiento. El fideicomiso administrador recibe los ingresos de las ventas diarias y mensuales, y abona todos los gastos (expensas, servicios, personal, seguros, etcétera). La ganancia mensual se distribuye en forma proporcional entre todos los propietarios, sin importar la ocupación específica de cada cochera.
Un punto no menor es que en este negocio no sólo se obtiene un ingreso por la renta propia de la explotación comercial sino también por la valoración de la propiedad. “Todo esto hace que no sólo pequeños y medianos inversores se vean cada vez más interesados en este negocio sino que las grandes empresas también”, comentó Alberto Súcari.

El 23% de los consultados, consideran que las cocheras son la mejor opción de inversión en 2013. En un mismo porcentaje los encuestados votaron por los departamentos a estrenar en desarrollos al costo, una alternativa ya tradicional.

El año pasado la misma encuesta había indicado que sólo el 11% de los inversores consideraba a las cocheras como una buena inversión. Este año la tendencia cambió y las inversiones en cocheras fueron ganando terreno. Varios motivos justifican esta elección.

El parque automotor sigue creciendo, por lo tanto la demanda de espacios para estacionar es cada vez mayor. Los últimos datos de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA) reflejan que durante 2012 circularon 277.000 autos más que el año anterior por la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires.

Asimismo, en los últimos años han desaparecido muchas playas de estacionamientopor convertirse en edificios de departamentos.

A esto se le suma la necesidad de buscar un refugio de valor para los ahorros en pesos. Las cocheras significan una puerta de entrada al mercado inmobiliario y una opción accesible para personas con algunos ahorros. También generan oportunidades para empresas que quieren diversificar sus inversiones.

¿Cómo ingresar en esta inversión?

Quienes estén interesados en participar del negocio de los estacionamientos, pueden formar parte de un fideicomiso inmobiliario y ser en un futuro dueños de uno o varios sectores de un edificio exclusivo de cocheras. Esta posibilidad de darle un curso al excedente de pesos está abierta tanto para pequeños como  grandes inversores.

La rentabilidad del negocio puede llegar al 7% anual en pesos, a la vez que se  conserva el capital invertido en el bien, que puede recuperarse cuando el inversor decida vender la cochera o la cuotaparte de la misma.

Mientras que el alquiler de departamentos por la relación entre el valor del inmueble y las mensualidades que el propietario logra percibir no supera una ganancia del 4 o 4,5% anual, coinciden en las inmobiliarias.“Además, entre otras ventajas, no están expuestos a lidiar con inquilinos y tener problemas con juicios de desalojo”.

Asimismo, la manutención de una cochera requiere una expensa mínima si se la compara con la de una unidad en un edificio de viviendas.

Por tanto, en este sistema, el inversor cuenta con el beneficio de aportar la cochera al garaje comercial, participando de las ganancias del estacionamiento. El fideicomiso administrador recibe los ingresos de las ventas diarias y mensuales, y abona todos los gastos (expensas, servicios, personal, seguros, etcétera). La ganancia mensual se distribuye en forma proporcional entre todos los propietarios, sin importar la ocupación específica de cada cochera.

Un punto no menor es que en este negocio no sólo se obtiene un ingreso por la renta propia de la explotación comercial sino también por la valoración de la propiedad. “Todo esto hace que no sólo pequeños y medianos inversores se vean cada vez más interesados en este negocio sino que las grandes empresas también".

JUNIO 2013